La palabra tradición deriva del latín “tradere” y quiere decir donación o legado.

Se celebra el 10 de noviembre en toda la República Argentina el Día de la Tradición. Esta fecha fue elegida en conmemoración del nacimiento del poeta José Hernández (1834-1886). Su obra más famosa fue El gaucho Martín Fierro y la continuación, La vuelta de Martín Fierro.

La idea de propender a la institucionalización de un día que conmemore las tradiciones gauchas correspondió al poeta Francisco Timpone quien la propuso en la noche del 13 de diciembre de 1937 en una reunión de la Agrupación llamada Bases, institución que homenajeaba a Juan Bautista Alberdi y que tenía su sede en La Plata, provincia de Buenos Aires.

El 6 de junio de 1938 la agrupación presentó ante el Senado de la Provincia de Buenos Aires una nota pidiendo que se declare el 10 de noviembre como «Día de la Tradición», por el natalicio en dicha fecha de José Hernández. En la nota se propuso la peregrina Ley Nº 4756 / 39, promulgada el 18 de agosto de 1939, y se publicó en el Boletín Oficial (entrando en vigencia), el 9 de septiembre del mismo año. La referida ley se originó en el Senado y fueron sus autores D. Edgardo J. Míguenz y D. Atilio Roncoroni.

En su primera celebración los intendentes municipales de La Plata y San Antonio de Areco, realizaron el primer festejo de las tradiciones. A partir de 1940, La Plata contuvo en su seno la fiesta. La Agrupación publicaba cada año un libro, resumen de todo lo acontecido.

La Ley 10220/84 modificó a la Ley 4756/39 el Art. 3° original, que pasó a decir: Declárase sede provincial permanente de la tradición a la localidad de San Antonio de Areco.

Por otro lado, por Ley Nacional N° 21154 de 1975, el Congreso Nacional extendió a todo el territorio argentino la vigencia del 10 de noviembre como «Día de la Tradición» (cumpliéndose lo que fue una aspiración inconclusa de la agrupación Bases) y declaró Ciudad de la Tradición a la Ciudad de San Martín, por ser el pago natal de José Hernández.

Fragmento del Martín Fierro:

Aquí me pongo a cantar

Al compás de la vigüela

Que al hombre que lo desvela

Una pena extraordinaria

Como el ave solitaria

Con el cantar se consuela.

 

Pido a los santos del Cielo

Que ayuden mi pensamiento

Les pido en este momento

Que voy a cantar mi historia

Me refresquen la memoria

Y aclaren mi entendimiento.

 

Vengan Santos milagrosos

Vengan todos en mi ayuda

Que la lengua se me añuda

Y se me turba la vista

Pido a mi Dios que me asista

En una ocasión tan ruda.

 

Mas ande, otro criollo pasa

Martín Fierro ha de pasar

Nada lo hace recular

Ni los fantasmas lo espantan

Y dende que todos cantan

Yo también quiero cantar.

Cantando me he de morir

Cantando me han de enterrar

Y cantando he de llegar

Al pie del Eterno Padre

Dende el vientre de mi madre

vine a este mundo a cantar.

Fuente: El Sureño

Día de la Tradición

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí