Su nombre es Ignacio Soaje, es de Buenos Aires y desde hace cuatro años vive en Inglaterra junto a su pequeña hija, Josefina.

Ignacio, trabajaba en los buques de guerra de la Armada Argentina y hace 10 años se involucró tanto con la causa de Greenpeace que decidió hacer este rotundo giro en su vida. Ahora es el segundo comandante del Arctic Sunrise (Amanecer del Ártico) y levanta las banderas de la paz verde por todo el mundo.

Con una inmensa sonrisa y predisposición, Ignacio (a quién le gusta que lo llamen Nacho) recibió al equipo de RULOEDUCATDF para compartir el trabajo que hacen con los barcos mientras recorren distintos puntos estratégicos del mundo.

 Ignacio Quiroga: ¿Como surgió la idea de Greenpeace?

Nacho Soaje- Hace 40 años. Con un grupo de chicos que estaban en desacuerdo en que hagan pruebas nucleares donde había un santuario de ballenas.

Era un lugar como el Golfo nuevo, cerca de Puerto Madryn. Era un lugar parecido, pero en Alaska, y comenzaron haciendo protesta en contra de eso. Se metieron con un barco en esa área, asique las otras personas no pudieron continuar haciendo esas pruebas.

Esa, fue la primera aparición de Greenpeace.

Catalina Gaitán: Estamos en vísperas de que la Antártida Argentina cumpla años. Ustedes recién vienen de allá, y nos gustaría saber ¿De qué manera afecta el calentamiento global a la Antártida?

Nacho S- Tristemente vinimos de la Base Esperanza. Llegamos el día donde se registro la mayor temperatura, unos 18 grados. Estábamos en remera y pantalón corto en la Antártida y a pesar de que puede ser algo anecdótico, realmente es preocupante. Algo no esta bien.

Las poblaciones de pingüinos se están reduciendo un montón, en consecuencia, de que la cantidad de hielo es menor.

Catalina- ¿La Antártida corre peligro?

Nacho- Estamos todos en peligro. La Antártida, como el lugar más inhóspito, donde no toda la gente puede llegar. Pero hay que saber que el cambio climático no es únicamente el plástico que flota en el agua y que se lo van comiendo los peces. Sino el conjunto de los malos hábitos que adopta el ser humano y que impacta al ambiente en forma negativa en la Antártida y en el resto del mundo.

Catalina: ¿Qué trabajo estuvieron haciendo en la Antártida?

Nacho- Estuvimos haciendo muestreos. Hay botellas muy grandes que bajan hasta 300 metros para tomar diferentes muestras de agua, en hielo y nieve. Después se analiza la acidez que tiene el agua, pensando en si fue afectado por el micro plástico o gases de la atmósfera. Se analiza que tan fuerte es la nieve y los microminerales para llevarnos registro de eso y controlarlo periódicamente.

Además, se estuvo tomando el ADN de los animales, información que se comparte con la Base de Datos Mundial de las ballenas. En esta oportunidad se identificaron unas 60 ballenas.

Se contaron pingüinos, creo que son más de 10 mil. Una vez terminado el conteo se registra y se compara con las muestras de los años anteriores, los cuales están discriminados por sector. Eso nos permite analizar el impacto del que venimos hablando.

Ignacio: ¿Cómo podemos contribuir para hacerle frente al calentamiento global?

Nacho S- En pequeñas cosas, como por ejemplo asegurarse de que el plástico no tenga un solo uso. En vez de salir a comprar botellas de agua para tomar en la calle, podemos llevar la propia y es un envase que seguiremos utilizando, lo mismo con los sorbetes. Ya no debemos usar vajilla descartable.

Aprovechar el reciclaje de ropa. En argentina por lo general no nos gusta usar ropa usada, pero en otros lugares del mundo se usa mucho la reventa de la compra usada y eso sirve porque cada vez que se compra algo nuevo, hay que pensar que la pintura que se compra termina en el agua. Siempre es muy importante buscar el equilibrio.

Cuando ves un perro en la calle, hay que pensar que son seres vivos y solo por eso, debemos ser menos malos con ellos.

Catalina:  Me encanta los nombres que tienen estos dos barcos, Esperanza y Amanecer del Ártico ¿hay más buques?

Nacho- Sí, son tres. Los que vinieron a Ushuaia son los rompehielos; Esperanza, Amanecer del Ártico y además está el buque vela, Guerrera Arcoiris.

Catalina: ¿Cuántos años tiene Arctic Sunrise?

Nacho- Este barco, tiene la misma edad que yo. 44 años, es muy joven. A diferencia del Irizar, es un buque más pequeño, pero también somos un rompehielo y eso, a pesar de que se mueve mucho, nos permite llegar al continente blanco.

Y ¿quieren saber un dato muy loco?

Ignacio y Catalina: ¡Sí!

Nacho: Esta máquina fue construida para cazar focas.

Catalina: Guauuu…Hermosa paradoja y me alegra. ¿Cuáles fueron tus destinos con el barco?

Nacho- Este rompehielo cruza todos los mares. Estuvimos en 46 países, trabajamos mucho en el polo norte. Pero desde hace algún tiempo, venimos a la Antártida.

Catalina: ¿Cuál es el idioma que manejan entre la tripulación?

Nacho- Ahora somos de 11 nacionalidades distintas. El idioma ingles es el idioma del barco. Después nos podemos juntar por nacionalidades. Es divertido, hay gente trabajando de Rusia, Bulgaria, Estados Unidos, Tasmania, el capitán y yo somos de Argentina.

Somos un hermoso grupo, donde además de trabajar compartimos mate, charlas, proyectos, experiencias y la vida.

Ignacio: ¿Qué opinión te merece las Guerra y sus impactos ambientales? Porque pareciera ser que las ganas de bombardear de Estados Unidos, Corea, Irán, Irak dejan de ser noticia y los cuidados del ambiente también…

Nacho- El ser humano en ocasiones es muy malo, si bien a veces hacemos cosa muy buenas, otras veces no.

Lamentablemente la política que lleva a la presidencia a algunos, hace que les interese más la plata que el bien que pueden hacer.

Somos una organización pacifica, no nos gusta la guerra y el daño ambiental es terrible. Lamentablemente el ser humano es así. Pero por suerte hoy, habiendo Facebook, WhatsApp, Instagram, se viralizan las protestas con la intención de frenar estas cosas, pero sabemos que es muy difícil porque la decisión es de los gobiernos.

 

Ignacio: Nos gustaría que puedas compartir un mensaje para los niños y niñas que visitan nuestra página.  

Nacho: No Hay que preguntarle a papá y mamá ¿por qué dejaron este planeta tan destruido? sino que hay que decir: ¡Papá y mamá, necesito que trabajemos juntos por este planeta!

Las fotos y videos fueron un increíble regalo de Ignacio…GRACIAS!!!!

 

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí