Nadia Fink es profesora de nivel inicial, trabaja en periodismo y edición. Nosotros la contactamos hace algunos días porque además, es la creadora de la Colección Antiprincesas y Antihéroes de la Editorial Chirimbote.

Después de leer sus libros, nos dieron ganas de conocerla y si bien, el contacto solo fue por correo electrónico, nos genera alegría haberla leído y así, conocerla un poquito más…

¿Qué opinas, las nenas con las nenas y los nenes con los nenes? ¿o se puede jugar entre todos?

Claro que podemos jugar entre todes: niñas, niños e incluso niñes, es decir aquellas personas que no se identifican con los géneros masculino o femenino, o que tal vez se identifican con el género distinto a su cuerpo biológico. Hay chiques transgénero, hay chiques no binaries, que merecen el respeto de su identidad. Por eso desde nuestra editorial estamos en contra de los estereotipos de género, como los juguetes, los deportes, las profesiones o los colores sexistas. Todes podemos jugar a lo que queramos, y eso no determina nuestro género.

Cuando eras chica, ¿a qué jugabas?

Cuando era chica me trepaba mucho a los árboles, y a veces me decían que era «varonera», pero más tarde me di cuenta que hay muchas chicas que también lo hacen. En general, a las mujeres nos dejan los juegos más pasivos, y de ama de casa, como jugar a la cocinera, a la mamá, en vez de los juegos más activos como las espadas o las carreras.

¿Qué significa ser antiprincesa?

Es salir del rol de mujer pasiva, que espera ser rescatada por un príncipe que se cree el superhéroe. Es dejar de esperar al gran novio que nos va a hacer felices para siempre, esto no es así, porque en general, los hombres que se creen superiores son los maltratadores.

¿Eso lo sabías de niña o lo descubriste cuando fuiste creciendo?

Ya de niña sentía las injusticias, aunque no podía ponerle palabras. Hoy las niñas lo sienten, porque se aburren en los juegos de princesas, porque no quieren solo ser madres, sino de todo: astronautas, futbolistas, científicas, mecánicas, colectiveras, presidentas.

¿Cómo nació esta idea de escribir de las mujeres que ocupan un lugar importante en la historia?

Nos dimos cuenta que no se sabe mucho de las grandes mujeres de la historia, que también fueron guerreras pero solo los hombres se llevan los laureles. Nos parece muy importante visibilizarlas, para que las niñas también quieran ser como ellas, tenerlas como referentes.

¿Cómo te sentiste cuando viste que tus libros comenzaron a tener éxito?

Sentí que la sociedad no estaba tan dormida como pensaba, que las maestras querían educar de otra manera, que las madres y los padres querían criar a sus hijes de otra manera, más justa, más igualitaria.

La colección antiprincesas, me muestra historias de personas muy importantes, como si fuese un cuento, pero luego entendes que fue la vida real ¿qué opinas?

Claro! Fue la vida real de muchas mujeres desconocidas! Eso también es importante, que las heroínas fueron de verdad, y no hadas madrinas o sirenas o princesas mágicas.

¿Te llevó mucho tiempo investigar la vida de cada una de ellas?

Hubo personajes que costaron más que otros. Por ejemplo, Juana Azurduy costó mucho porque no había mucha documentación al respecto. En cambio de Eva Perón había muuuucho material, aunque también llevó tiempo porque había que leer todo.

Imaginamos que alguna te habrá emocionado más que otra. ¿Nos podes decir cual y por qué?

Todos los personajes me gustaron. Siempre que investigo a alguien me apasiono mucho por su vida.

¿Podrías compartir un mensaje para los rulitos de Tierra del Fuego?

Para les rulites de Tierra del Fuego, más amor por les diferentes, por quienes se sientes distintes, más abrazos para que ser libres sea un placer y no un sufrimiento!

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí