(por Laura Manes) Desde hace unos meses la rutina nos cambió, dejamos de usar despertadores, comemos a las 2 de la tarde y cenamos cuando nos acordamos. No nos juntamos con amigos, nuestra casa se convirtió en oficina, en escuela y hasta en gimnasio. Los autos quedaron estacionados en las veredas y la Sube guardada en el fondo de algún cajón. El mundo por el cual transitábamos se limitó al formato de la pantalla.

Todos y todas debimos adaptarnos a esta nueva vida, a este nuevo formato. Ella también lo hizo, y modificó nuestros jueves a la noche. Es el único día de la semana que comemos temprano, y a las 22:30 buscamos en el Facebook a Eloísa Dougherty para ver sus transmisiones en vivo. Para escucharla cantar Sandra Mihanovich, Charly García, Sabina, Joan Manuel Serrat, algún tango o chacarera.

Eloísa es música y docente. Sus días pre-pandemia trascurrían dando clases de comunicación y canto. Por las noches se presentaba en distintos bares de Ushuaia o eventos privados, pero el Aislamientos Social, Preventivo y Obligatorio cerró los bares, se prohibieron los eventos, ya no era posible dar clases. Los encuentros no estaban permitidos y Eloísa como tantos otros se quedaron en su casa.

Pero le buscó la vuelta y desde el 4 de abril se reinventó. Así surgieron los vivos por el Facebook, para acercar música a las casas y como lugar de encuentro entre amigos y compañeros de trabajo. La pantalla se convirtió en un espacio para saber del otro, para mandarse saludos y por qué no para entablar charlas mecanografiadas entre colegas que ya no compartían los pasillos de los colegios.

Después de tres meses – entre canción y canción – Eloísa fue sumando a los vivos juegos, trivias y sorteos. Basándose en el «consumo colaborativo”, promueve desde su espacio distintos tipos emprendimientos que, dada la quietud de la pequeña economía, necesitan mayor visibilización. A los vivos se sumaron emprendimientos como «Choco al Fin»«Neurona, tu conexión con el bosque»«Dito Exquisito»«SyS Comida Saludable»«Ramona»«CN joyas»«Juana de Arco en Govinda» y «Escarlata Artesanías y Repostería». Todos ellos son pequeños productores que por la situación económica actual vieron opacado su emprendimiento, su esfuerzo y sus energías.

Todos los jueves a las 22:30 Eloisa Dougherty genera por Facebook un lugar de encuentro, de música, de entretenimiento y de promoción. Quienes participan de los vivos pueden colaborar monetariamente a través de la ‘gorra virtual’, para apoyar este espacio en el cual convergen la música, los juegos, la solidaridad y la cooperación.

Quizás sea momento de generar redes, de encontrarnos, de mirar y apoyar al otro, aunque sea en la virtualidad. Es un tiempo para colaborar con el pequeño emprendedor que pone toda su energía para brindarle al cliente no sólo un producto sino una parte de él.

Agradecemos a quienes integran el equipo de «El Albatros», por permitirnos compartir esta increíble nota de opinión.

https://elalbatros.com.ar/contenido/408/encontrarnos-en-la-virtualidad?fbclid=IwAR2lAWfAPKJQsok2D7Gu0m7EcXHrwLtMnY0L7aiNCWDET0ZLEUHE25XknD4

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí